...

COUNCIL TRANSPORTATION CHAIR YDANIS RODRIGUEZ OPENING STATEMENT AT MTA HEARING

New York, NY -- On Tuesday, August 8th, 2017, Council Member Ydanis Rodriguez delivered the following opening statement at the NYC Council Transportation Committee hearing on the MTA and its subways.<\p>

Last week, I joined my counterpart in the Assembly, Jeffrey Dinowitz on a tour across New York City's subway system to hear directly from riders. We made stops in each borough and were joined by many elected officials along the way. At one point in this trip, we were stuck for half an hour waiting to get to Coney Island on the N line. This disrupted our schedule and caused us to cut short stops later in the tour.<\p>

While less a concern for us, this is part of the reality subway riders face every day. Except for them the consequences are real: missed appointments, punishments at school or work, getting there late to pick up the kids and more. Riders rely on the subways to get where they need to go on time, and over the past few months, the subways have been failing them.

Even putting aside the most alarming moments over the past few months-the train derailments, track fires, power outages and subway tunnel escapes-service is deteriorating. Delays have jumped from 28,000 per month in 2012 to over 70,000 per month this year. On-time performance, measuring how often trains arrive within 5 minutes of their scheduled time, has fallen from 85.4% in 2011 to 66.8% in 2016.

In June, the Governor himself declared a State of Emergency for the subway system and the MTA has responded with a detailed action plan to stabilize the system, improve service, and modernize many aspects of the subway's operation in both the short and long term.

Our subway system is absolutely crucial to the economic vitality of our city. Without reliable subways, it is simply impossible for New York to remain the leading global city it has long been in an increasingly competitive world. The stakes for not only our city's economy, but for the state, region, and the entire country are enormous.

We know we did not get here overnight. Many of the subway's problems have roots in underinvestment and neglect going back decades. But we also know that we've come back before. The resurgence of the subway system following the dark days of the 1970s and 1980s is one of the great New York stories. It did not happen by accident. It took hard work, smart planning, and a real commitment to investing in the system, as well as leadership not only from the MTA and elected leaders, but from the business community and everyday New Yorkers as well. That is what we need again: collaboration and leadership to make the hard choices our subway system needs to thrive.

Of course, a large part of the story is money. Not just for short term fixes, but for the long-term needs for the future. It is essential that we find new, sustainable sources of revenue to allow us to invest in the system to the extent we need to, especially as we quickly approach the time for developing the next five-year capital program.

We have several options already on the table and I believe that all should be considered. From raising billions through state bonds, to finally moving a smart and productive tolling system into the central business district, to calling on the wealthiest among us to support the economic vitality of the city that has helped them so much, to setting aside a small percentage of state income taxes solely for transportation, these options can provide the funds we need for a major modernization plan.

But of course, it is not just about raising more revenue, it is also about making sure that the MTA spends the enormous amount of money it does have intelligently, quickly, and efficiently. We've seen capital projects go comically over budget, and decades past delivery time. Projects vital to modernizing the system fail to have widespread competition for procurement bids. Subway expansions cost billions more than in other cities comparable systems. We are here today to get to the bottom of these issues because if we can find a way to get these projects done faster and cheaper, we can free up resources to modernize the existing system and make the expansions necessary to keep up with our growing city.

At the same time, we must prioritize the projects most essential to the core functions of the system. This means new train cars and new signals...signals which, by the way, we simply cannot wait three decades for.

The other thing we need to hear more about is how we are going to start seeing things done differently at the MTA. The status quo is simply no longer acceptable. Changes such relying less on generic, automated announcements are a good first step toward rebuilding trust and confidence among riders. But we of course expect a lot more. The MTA needs to rethink established ways of doing things in every area, from track, signal, and car maintenance, to incident response and customer communication.

Through it all, we must not lose focus on the riders who the system is there to support. The conversations I had with these hard-working New Yorkers from all backgrounds was an important reminder of who this system serves-of who we, as public officials serve. They are demanding leadership, they are demanding accountability and they are demanding improvement. It is up to all of us to cut through the arguing and focus only on what must be done, not only to revitalize our system, but to take it to the 21st Century. Our riders deserve nothing less.

DECLARACIONES DE EL PRESIDENTE DEL COMITÉ DE TRANSPORTE YDANIS RODRIGUEZ EN LA APERTURA DE LA AUDIENCIA A LA MTA

Nueva York, NY - El martes 8 de agosto de 2017, el concejal Ydanis Rodríguez pronunció la siguiente declaración de apertura en la audiencia del Comité de Transporte del Concejo de la Ciudad de Nueva York sobre la MTA y sus subterráneos.

La semana pasada, me uní a mi colega en la Asamblea Estatal, Jeffrey Dinowitz en un recorrido por el sistema de metro de la ciudad de Nueva York para escuchar directamente de los usuarios. Hicimos paradas en cada municipio y nos acompañaron muchos funcionarios electos en el camino. En un punto de este recorrido, nos quedamos atrapados por media hora esperando para llegar a Coney Island en la línea N. Esto interrumpió nuestro horario y nos hizo cortar paradas cortas más tarde.

Aunque es menos una preocupación para nosotros, esto es parte de la realidad que los usuarios de metro enfrentan todos los días. Excepto para ellos, las consecuencias son reales: citas perdidas, castigos en la escuela o en el trabajo, llegar tarde a recoger a los niños y más. Los pasajeros confían en los subterráneos para llegar a donde necesitan llegar a tiempo, y en los últimos meses, los subterráneos han estado fallando.

Incluso dejando a un lado los momentos más alarmantes de los últimos meses -el descarrilamiento de los trenes, los incendios de las vías, los cortes de electricidad y las fugas de túneles en el metro- el servicio se está deteriorando. Los retrasos han aumentado de 28.000 por mes en 2012 a más de 70.000 por mes este año. El desempeño a tiempo, que mide la frecuencia con que los trenes llegan dentro de los 5 minutos de su horario programado, ha caído de 85.4% en 2011 a 66.8% en 2016.

En junio, el Gobernador mismo declaró un estado de emergencia para el sistema de metro y la MTA ha respondido con un plan de acción detallado para estabilizar el sistema, mejorar el servicio y modernizar muchos aspectos del funcionamiento del metro en el corto y largo plazo.

Nuestro sistema de metro es absolutamente crucial para la vitalidad económica de nuestra ciudad. Sin líneas de metro confiables, es simplemente imposible para Nueva York seguir siendo la ciudad global líder que ha estado en un mundo cada vez más competitivo. Las apuestas no sólo para la economía de nuestra ciudad, sino para el estado, la región y todo el país son enormes.v

Sabemos que no llegamos aquí de la noche a la mañana. Muchos de los problemas del metro tienen sus raíces en la subinversión y el abandono que se remonta décadas atrás. Pero también sabemos que hemos vuelto antes. El resurgimiento del sistema de metro después de los días oscuros de los años 1970 y 1980 es una de las grandes historias de Nueva York. No ocurrió por accidente. Tomó mucho trabajo, una planificación inteligente y un compromiso real de invertir en el sistema, así como el liderazgo no sólo de la MTA y los líderes elegidos, sino también de la comunidad empresarial y de los neoyorquinos cotidianos. Eso es lo que necesitamos de nuevo: colaboración y liderazgo para tomar las decisiones difíciles que nuestro sistema de metro necesita para prosperar.

Por supuesto, una gran parte de la historia es dinero. No sólo para arreglos a corto plazo, sino para las necesidades a largo plazo para el futuro. Es esencial que encontremos nuevas fuentes de ingresos sostenibles que nos permitan invertir en el sistema en la medida que lo necesitamos, especialmente cuando nos acercamos rápidamente al tiempo necesario para desarrollar el próximo programa quinquenal de capital.

Tenemos varias opciones ya en la mesa y creo que todo debe ser considerado. De recaudar miles de millones a través de bonos estatales, finalmente trasladar un sistema de peaje inteligente y productivo al distrito central de negocios, a pedir a los más ricos entre nosotros que apoyen la vitalidad económica de la ciudad que les ha ayudado tanto, a dejar de lado un pequeño porcentaje De los impuestos estatales sobre la renta únicamente para el transporte, estas opciones pueden proporcionar los fondos que necesitamos para un plan de modernización importante.

Pero, por supuesto, no se trata sólo de aumentar más los ingresos, sino también de asegurarse de que la MTA gasta la enorme cantidad de dinero que tiene de manera inteligente, rápida y eficiente. Hemos visto proyectos de capital ir cómicamente sobre el presupuesto, y décadas de tiempo de entrega. Los proyectos vitales para modernizar el sistema no tienen una competencia generalizada para las licitaciones de adquisiciones. Las expansiones de metro cuestan miles de millones más que en otras ciudades sistemas comparables. Estamos aquí hoy para llegar al fondo de estas cuestiones, porque si podemos encontrar una manera de hacer estos proyectos más rápidos y más baratos, podemos liberar recursos para modernizar el sistema existente y hacer las expansiones necesarias para mantenerse al día con nuestra ciudad en crecimiento.

Al mismo tiempo, debemos priorizar los proyectos más esenciales para las funciones básicas del sistema. Esto significa nuevos coches de tren y nuevas señales... señales que, por cierto, simplemente no podemos esperar tres décadas para.

La otra cosa que necesitamos escuchar más es cómo vamos a empezar a ver las cosas que se hacen de manera diferente en la MTA. El statu quo simplemente ya no es aceptable. Los cambios que dependen menos de los anuncios genéricos y automatizados son un buen primer paso hacia la reconstrucción de la confianza entre los pilotos. Pero, por supuesto, esperamos mucho más. La MTA necesita repensar las formas establecidas de hacer las cosas en cada área, desde la pista, la señal y el mantenimiento del automóvil hasta la respuesta a incidentes y la comunicación con el cliente.

A través de todo esto, no debemos perder el foco en los pilotos que el sistema está ahí para apoyar. Las conversaciones que tuve con estos neoyorquinos trabajadores de todos los antecedentes fue un recordatorio importante de a quién sirve este sistema, de quien nosotros, como funcionarios públicos, servimos. Están exigiendo liderazgo, exigen rendición de cuentas y exigen mejoras. Nos toca a todos a cortar a través de la discusión y centrarse sólo en lo que debe hacerse, no sólo para revitalizar nuestro sistema, sino para llevarlo al siglo XXI. Nuestros ciudadanos no merecen nada menos.

IN THE NEWS...

Read more about our latest events, campaign and activity.

Be social!